Adiós, Zidane. Por @RMFacts

[Foto: http://www.elsalvador.com/deportes/futbol/486482/10-frases-claves-de-la-despedida-de-zidane-en-el-real-madrid/]

Amigos míos , no encuentro las palabras para escribir esta entrada…

Me parece que todos los aficionados de un deporte nos sentimos, en mayor o menor medida, atraídos a una etapa o época de nuestro club. Mi abuelo me hablaba de Di Stefano, mi madre de la Quinta, y, al parecer, yo hablo de “la era Zidane”.

Cuando Zinedine Zidane llegó al Real Madrid –Allá por los principios de este milenio-, todos nos emocionamos; estábamos fichando al mejor jugador del mundo. ¿Quién dudaba de la calidad del francés? Pasaron unos años, volea de la novena incluida, y en 2006 el astro se retiraba alegando que no se sentía capaz de rendir de la misma manera. Se fue por honestidad intelectual. Eso me dolió. Me dolió pues sabía que nunca lo vería jugar con nuestra camiseta a nivel oficial.

Zidane regresó al primer equipo en la temporada de la décima, ocupando el puesto de segundo entrenador, sirviendo de apaciguador entre la plantilla y Ancelotti. Un trabajo bien realizado… ganamos la tan ansiada Copa de Europa.

Un año –y meses- más tarde, Zinedine regresaba al banquillo del primer equipo tras un paso muy desastroso de Benítez. Zidane llegó rodeado de polémica, recordemos que no le logró ganar “a la Roda”.

Desde el primer día se notó el cambio. El equipo antes del francés era un conjunto de piezas muy buenas pero que no funcionaban de la manera esperada. Cuando llegó Zidane todas las piezas funcionaban a la perfección, casi como reloj suizo, y llegaron los títulos.

Llegaron Milán, Cardiff y Kiev. Llegó una Liga, los mundiales y la Súper-Copas. Rozamos la gloria y la hicimos nuestra. Y atrás de nuestra segunda etapa más gloriosa había un solo hombre: Zinedine Zidane.

En enero de este año hablamos mucho de la posibilidad de su salida, lo criticamos y señalamos muchos defectos de su planteamiento de juego, pero en Mayo Zizou nos supo callar la boca y nos entregó la décimotercera en bandeja.

Aún no se sabe las razones por las que “ZZ” dejó el club, y quizá no las sabremos nunca; pero me gusta la explicación que reza lo siguiente: “Zidane dejó el club porque sabía que no estaba al nivel de dar más ni de mejorar la situación”. (No importa si se dice esto de su etapa como jugador o como técnico).

Existe una palabra en el idioma portugués (ese de Caeiro, Reis, Pessoa, Cristiano y Mou) que expresa lo que siento a la perfección: saudade. No existe traducción a nuestra lengua, pero el concepto implica el sentimiento de pérdida o nostalgia que se siente ante una cosa/persona que sabemos que difícilmente vamos a recuperar.

La salida de Zidane significó, justamente, para mí, eso: saudade.

¡Gracias, Zidane! Anhelo por volver a verte en un puesto directivo del Real Madrid;

Llegaste a un club grande y lo dejaste aún más grande.

¡HALA MADRID! (Hasta el final de mis días)

TagsZidane

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.