http://www.objetivocibeles.com

Altas y bajas. Por @manucmj

Escribo estas líneas poco antes del primer partido de pretemporada. Seguramente, estimado madridista, las leas tras conocer el resultado y ya sabrás si hemos de cerrar el club y no apuntarnos este año a ninguna competición, o si podemos humildemente presentarnos a algo a ver si suena la flauta.

Pero aparte de este resultado, a todas luces intranscendente, me gustaría centrarme en la situación actual del club y en cómo estoy comprobando que se vive por parte de los aficionados.

Tras ganar la Decimotercera (tercera Champions consecutiva y cuarta en 5 años) hace poco más de 2 meses, parece que nos encontremos al borde de la desaparición. Cierto es que con la marcha de Zidane y Ronaldo se produce un gran cambio en el banquillo y el vestuario respecto a los últimos años. Se han marchado dos leyendas del madridismo, que han dado mucho al club y que han marcado una época. Pero no es menos cierto que se van porque ellos quieren. El Real Madrid seguía contando con ambos y su salida del club es única y exclusivamente por su voluntad. Ellos sabrán: gracias por los servicios prestados y buena suerte, salvo cuando nos volvamos a encontrar enfrente. Siempre se da un paso atrás cuando se sale del Real Madrid.

Parece claro que perdemos potencial en el equipo respecto al año pasado. Dado que estamos en plena época de fichajes es lógico pensar en cómo nos vamos a reforzar. Pero si nos ponemos a analizar el mercado, lo que ofrece y las cantidades que se manejan, creo que hay que pensar muy bien y con calma cuáles deben ser nuestros próximos pasos.

No hay más allá de 2-3 jugadores que siquiera se acerquen a lo que podríamos llamar un sustituto de Ronaldo. Sus clubes además no van a soltarlos por mucho dinero que se ponga encima de la mesa. Y aún así, tampoco tendrían la dimensión de Cristiano, ya que éste se lo ganó con el tiempo y con una amplia trayectoria. Así pues, tenemos que pensar en reinventarnos.

Y ahí es donde creo que el club está actuando bien. Llevamos unos cuantos años incorporando jugadores de un perfil parecido: jóvenes con proyección, pero con calidad suficiente para ofrecer un rendimiento casi inmediato: desde Varane, Lucas o Kovacic, hasta Asensio, Odegaard o Ceballos.

Además, se les ha ido introduciendo poco a poco en un vestuario en el que la máxima responsabilidad no recaía en ellos, para eso ya estaban los Ramos, Marcelo, Modric o Ronaldo. A otros se les ha ido cediendo a varios equipos para que se fogueen. Este año además se trae, de momento, a Odriozola, Vinicius y Lunin.  (Y Rodrygo cerrado ya para el año que viene). Aún así sigue habiendo pesos pesados en la plantilla que son los que deben seguir llevando el peso del equipo y arropando a esta camada de cachorros para que sigan con su crecimiento dentro del Real Madrid.

Obviamente esta apuesta conlleva un riesgo: que el jugador no mejore lo suficiente, no tenga nivel Real Madrid, o se vea frenada su progresión. Nos pueden venir nombres a la mente como Vallejo, Theo o Llorente, que aún están por ver en mi opinión. Pero si la apuesta sale bien, tanto la inversión económica como la deportiva se convierten en grandísimos aciertos.

Y eso nos deja en el momento actual. Si coincidimos en que Ronaldo es insustituible y que el mercado está infladísimo y hay equipos dispuestos a hacer locuras económicas por jugadores que en mi opinión no lo valen, ¿Qué hacemos? ¿Hay que fichar algo, aunque no sea nuestra máxima necesidad y pagar un sobreprecio, más aún sabiendo que al Madrid siempre nos piden de más? ¿Sólo por tener el cromo de turno y tratar de dar un golpe de efecto?

En mi opinión, no. En ese sentido creo que el fichaje de Lopetegui abunda en esa línea de actuación. Es un entrenador que saca muy buen rendimiento de los jóvenes, que maneja varios sistemas de juego y que puede conseguir grandes resultados con lo que tenemos ya. Y, sobre todo, tal y como dijo él mismo ayer, reinventarnos con un modelo y un estilo de juego diferentes a lo que teníamos los últimos años. Creo que entender esto es básico para las próximas temporadas. Ya hemos hecho historia y, como está en nuestro ADN seguir haciéndola, hay que mirar hacia delante, sin lamentarnos por lo que ya no tenemos y luchando hasta el final para seguir ganando. No sabemos hacer otra cosa.

Pero es que además estoy convencido de que puede ser así. Nadie nos garantizaba que con Ronaldo y Zidane fuésemos a ganar la Liga o la 14ª (no hay más que ver la Liga del año pasado) y nadie nos puede asegurar que sin ellos no vayamos a conseguirlo. Tenemos una plantilla espectacular. A todos los que veo escandalizados porque no llegan fichajes les enseñaría las plantillas que teníamos no hace tantos años para que apreciaran lo que ahora hay. En nuestro teórico once titular tenemos jugadores que son Top 5 mundiales en prácticamente todas las posiciones. Y tenemos un banquillo completísimo y con una juventud tremenda, no exenta de calidad. El desafío, sobre todo para el entrenador, es moldear un equipo nuevo, con variantes tácticas, que sepa manejar varios dibujos, con una implicación adecuada de todos a través de las rotaciones. Y si lo consigue, los buenos resultados llegarán.

Así que por mi parte estoy tranquilo. Si viene alguien más, confío que será bajo el criterio de club y entrenador y para aportar algo que nos pueda faltar. Será bienvenido. Si no es así, tenemos un equipo que puede aspirar a todo y al que nadie le puede quitar como mínimo las ganas de intentarlo

Se que la exigencia del Madrid es máxima y al primer revés, por mínimo que sea, saltarán todas las alarmas, empezarán las comparaciones, los ataques de la prensa y la histeria interna en parte del madridismo. Creo que sería un error. Si bien no hay que ser conformistas, ni pensar en un año de transición, hay que tener paciencia en la reconstrucción de este nuevo proyecto. Yo al menos creo que puede ser el comienzo de algo importante, justo a continuación de un periodo ganador como el que hemos tenido.

Nadie nos puede quitar la alegría de lo que hemos vivido en las últimas temporadas. Personalmente, las emociones de las últimas Champions me han dado una felicidad tremenda de manera inmediata. Si encima lo ponemos en perspectiva (y con los años valoraremos aún más lo que estamos haciendo) comprobamos que hay clubes que en su vida vivirán algo ni siquiera parecido, por mucho que se empeñen. No hablo ya de 3 Champions seguidas o 4 de 5, que no está al alcance de nadie:  ni Barcelona, Bayern, Juventus y demás, sino de ganar al menos una. Que se lo digan a PSG, City, Atlético, Valencia y tantos otros. Lo que hemos hecho es dificilísimo, obviamente casi imposible de repetir. Y si no lo repetimos, no será sólo porque respecto al año pasado ya no tengamos a Fulanito o no se haya fichado a Menganito,  sino porque esto es fútbol, sólo puede ganar uno y hay mil factores que influyen. Tampoco nadie nos puede quitar la ilusión de disputar todas y cada una de las competiciones que tenemos por delante. Y si ya no nos consideran favoritos por lo que sea, nosotros a lo nuestro, a pelear cada partido y seguir adelante.

Así que por mi parte estoy deseando que empiece ya lo bueno, dejarme la garganta animando a los míos, que son esos 11 tipos de blanco que hay en el césped, exigirles que se dejen la vida por el escudo que llevan en el pecho, sufrir y disfrutar y, como siempre, luchar hasta el final para seguir alcanzando la gloria. Que así sea. Hala Madrid.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.