Foto: futbolclubdelectura.com

Antimadridistas. Por @manucmj

Que el Real Madrid es el club de fútbol más importante del mundo no tiene discusión. Es un puesto que ha logrado a lo largo de más de 116 años de historia gracias a varias características durante todo ese tiempo: la entrega, el esfuerzo, la calidad, el respeto al rival y, sobre todo, la constancia, el no rendirse jamás y levantarse siempre ante las adversidades. Así es como hemos conseguido un palmarés de títulos impresionante y más allá de lo deportivo hemos llegado a ser un referente mundial del deporte haciendo gala de unos valores que son nuestras señas de identidad.

Para los que somos madridistas eso no es sino motivo de orgullo, porque todos sentimos el club un poco nuestro. Esa es la grandeza de un madridismo universal, que no excluye a nadie y en el que tienen cabida múltiples puntos de vista, opiniones, preferencias, etc. Muchas veces incluso eso genera discusiones y guerracivilismo entre aficionados, que deberíamos tener (y en el fondo tenemos) un sentimiento común hacia nuestro equipo, pero que hace que lleguemos a enfrentarnos entre nosotros por determinado jugador, entrenador, decisión del club, etc.

Por otra parte, el ser el más grande también tiene su lado negativo, y es el antimadridismo de cierta gente. Se puede decir que sólo existen 2 equipos: el Real Madrid y el antimadridismo, que luego tiene que elegir un segundo equipo: Barcelona, Atleti, Valencia, Sevilla, Bayern, Milán, Liverpool… pero que llega a preferir antes el mal para el Real Madrid por encima del bien para sus otros equipos.

Pero dentro del antimadridismo quiero distinguir entre diferentes tipos. Están los aficionados, que bastante infelicidad tendrán en sus vidas por no ser madridistas, y cuyo sentimiento de envidia e inferioridad les hace sentir un odio hacia el Real Madrid que va más allá de lo deportivo. A este grupo no puedo sino compadecerles y decirles que aprovechen nuestros malos momentos, que los tenemos, y que lleven lo mejor posible nuestros éxitos. Al menos estos van de cara y en su complejo llevan su castigo.

Luego están los antimadridistas “profesionales”. Gente que hace del antimadridismo su forma de ganarse la vida. Sobre todo a nivel de medios de comunicación, aunque también pueden encontrarse en otros ámbitos. Estos son peores. En primer lugar porque al no ser únicamente aficionados, deben disimular su antimadridismo disfrazándolo de imparcialidad y encima se arrogan un halo de superioridad. Y segundo porque tratan de transmitirlo pudiendo llevar a engaño a mucha gente, y dejando ver que eso es lo guay porque para eso son líderes de opinión. Detrás de ellos, aparte de ese antimadridismo de aficionado que también sufren y hemos mencionado antes, hay intereses de poder, mediáticos, económicos, etc, lo cual no hace sino confirmarnos que su intención no es la que se debería esperar de una profesión como el periodismo, sino más bien la de una mafia que usa los medios a su alcance para otros fines ocultos.

El problema al que se enfrentan en mi opinión es doble: por un lado no se dan cuenta de que hay más aficionados del Real Madrid que de cualquier otro equipo, con lo cual están equivocando el tiro y por otro, siguen creyendo que estamos en los años 80 y 90 cuando la única información que tenía el aficionado eran sus periódicos y programas de radio y televisión.

El Real Madrid lleva luchando contra esto desde hace tiempo, en mi opinión de manera tibia y sin aprovechar los grandes medios a su alcance. Florentino ya sacó a la prensa de los viajes del equipo, quitó las promociones de productos oficiales a los periódicos y empezó a controlar las comunicaciones del club. Aparte de Real Madrid Televisión, en la que creo que tenemos un caballo de Troya metido a través de Mediapro, nuestro club tiene muchísima más capacidad de maniobra en este asunto y sólo se trata de aprovecharla mejor, con portavoces más contestatarios, mayor repercusión mediática a través de jugadores, potenciar las redes sociales y en definitiva, hacer más ruido simplemente defendiendo lo nuestro.

Ya está bien de declaraciones jocosas, encuestas tendenciosas, ataque sectarios disfrazados de opiniones sabias de gurús del fútbol, noticias enfocadas de manera sibilina para crear sentimientos de rechazo, distintos criterios y dobles varas de medir dependiendo del equipo, jugador o club del que se hable. Por fin, como hemos visto en esta última semana, parece que se están encontrando con más respuestas que no esperaban, y se encuentran desorientados, porque no contaban con ello y creían que podrían seguir aprovechándose de los nuestros según sus intereses. Por eso no saben qué hacer y cierran filas entre ellos, incluso apoyándose entre diferentes medios de comunicación, acusando de manipulaciones (Le dijo la sartén al cazo…) o reconociendo ocultas intenciones que esperaban después de hablar bien de alguno de los nuestros.

Ya está bien del buenismo por nuestra parte y el poner la otra mejilla bajo el mantra de ese señorío, que siempre nos exigen precisamente los que más nos odian, cuando el señorío es precisamente defender lo nuestro con honestidad y firmeza. Y no creo que a nivel institucional encuentren ni un solo ejemplo contra el club de no haber actuado con respeto y humildad.

Así que por nuestra parte, en la medida de nuestras posibilidades como simples aficionados, creo que debemos contribuir a esta lucha. Muchos tuiteros ya lo hacen, desde sus cuentas con miles de seguidores, propagando, no sólo sus opiniones (tan válidas o más que las de cualquiera) sino con informaciones muy interesantes: datos arbitrales, comparativas de distintas declaraciones de los “profesionales”, estadísticas sobre los partidos, contradicciones flagrantes de estos popes de la comunicación, etc. Desde este humilde artículo no puedo sino dar las gracias a todos, sin nombrar a ninguno para no dejarme a nadie fuera. Pero gracias, a todo el que se de por aludido.

A esta mafia de antimadridistas eso no les gusta. Porque ven que cada vez más gente despierta y reacciona. Lo que les queda es una huida hacia delante. Menospreciar todo lo que no venga de su gremio, minusvalorando las opiniones de los demás, manteniendo ese supremacismo que se han dado a sí mismos, cuando gracias a internet, las redes sociales, podcasts, etc., los aficionados podemos acceder a muchas más informaciones y opiniones mucho más plurales y menos sectarias y, lo más importante, interactuar entre nosotros y con ellos, con lo que se están encontrando que sus cada vez menores audiencias no son meros borregos que escuchan lo que tienen que decir sino que tienen criterio y opiniones propias. Y eso les asusta porque ven temblar el chiringuito que tienen montado.

Por eso debemos prepararnos para un recrudecimiento de las hostilidades. Seguirán a cuchillo contra el Real Madrid. Se tirarán a nuestro cuello como hienas cuando caigamos. Porque caeremos, esto es un deporte y es imposible ganar siempre. Y ahí nos estarán esperando. Solo espero que nosotros también estemos preparados y en los malos momentos, cuando podamos expresar nuestras quejas y críticas como es lógico, no nos dejemos arrastrar por esta gente, recordando cuáles son sus verdaderas intenciones, más allá de la labor de informar. Juntos somos más fuertes. HALA MADRID.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.