Crónicas de Cibeles. La No-crónica del Cádiz-Real Madrid. Por @RMOpinion

Esta crónica debería hablar de cómo el equipo encarriló anoche la eliminatoria copera en el Ramón de Carranza. Felicitar a los canteranos Marcos Llorente (primera titularidad) Lienhart y Tejero (debutantes). O celebrar el buen partido de Isco y James (que vuelve a coger la forma). En lugar de eso, la crónica se centrará en Cheryshev, y no precisamente por su buen partido, gol tempranero incluido.

A los 15 minutos del encuentro saltaba la noticia, de la que al parecer se enteró todo el mundo antes que el cuerpo técnico madridista, el jugador ruso arrastraba una sanción de la temporada pasada y el equipo cometía alineación indebida, lo cual deriva en la eliminación copera. Respecto a la sanción no hay dudas, no se da el partido por perdido 3-0 ni ninguna otra alternativa, de haber incurrido en este error estamos eliminados de la competición. Con respecto a si hay o no alineación indebida todo parece indicar que sí, la hay, a la espera de aclarar algunos flecos legales (artículos 112 y 41 del reglamento) que podrían servirle al club como vía de escape. Obviamente la directiva del Cádiz, como debe hacer, denunciará los hechos buscando lo mejor para su club.

Éstos son los hechos, que dejan en un segundo plano todo lo sucedido en el terreno de juego, ya que es bastante probable que este partido no sea tenido en cuenta para nada (y podemos dar gracias de que, en el colmo del esperpento, no se lesionara ningún jugador). Ahora es el momento de pedir responsabilidades. Porque, incluso si se consigue evitar la sanción, es de un ridículo inadmisible que hasta el último aficionado del Cádiz se diera cuenta antes que toda la delegación, cuerpo técnico y el propio jugador de esta situación. Ver a Chendo buscando como loco en el móvil, a Butragueño (director de relaciones institucionales, no lo olvidemos) salir corriendo del palco y poniendo excusas torpes al acabar el partido o el cambio ridículo a los 30 segundos de la segunda mitad es una imagen tan bochornosa que es intolerable e injustificable hasta por el aficionado más defensor y acrítico del club. Y no, esto no es culpa de la prensa, la federación, los ultras o cualquier otro responsable externo que se quiera buscar, la culpa de este bochorno es íntegramente nuestra, y por eso hay que exigir responsabilidades inmediatas a todo aquel que tenga algo que ver en una escena que ha convertido al madridismo en el hazmerreír de toda la competición.

Porque al final, una vez más, somos los madridistas los que tenemos que aguantar todo esto.

2 comments

  1. jomca 3 diciembre, 2015 at 19:17 Responder

    Creo q tambien es culoa de la fef, en esta era tecnologica el arbitro deberia de tener la información on- line y no permitir jugar a un jugador sancionado

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.