El escudo del Real Madrid. Por @madridismo_vena

Permitaseme ante todo aclarar que, a pesar de lo que puede leerse en el título de este artículo, no voy a hablar del escudo del Real Madrid ni de su significado.

No creo poseer suficiente conocimiento ni destreza literaria para honrar su historia o significado.
Voy a hablar del escudo "protector" que al ingrato vestuario madridista proporciona la junta que dirige a nuestro club.

No es algo nuevo, pero no por ello deja de sorprender la capacidad de esquivar responsabilidades de los jugadores blancos, equiparable sólo a su habilidad para sacar pecho ante las victorias.

Julen ha sido cesado tras un nuevo y bochornoso ridículo en el Campo Nuevo con una patada en el culo, en forma de comunicado, exculpatorio este con los jugadores, y protector con el vestuario de los "8 nominados".

La culpa ha sido otorgada toda a Lopetegui, que es sólo uno más en la lista de víctimas de estos jugadores, mas partidarios de la autogestión que del trabajo táctico-técnico.

En esta lista de entrenadores cesados,, podemos acordarnos de varios de ellos y las circunstancias que propiciaron su salida.
Mourinho fue la víctima más significativa de este vestuario, que acababa de ejecutar a un débil Pellegrini.

Cargarse a "The special one" costó lo suyo. Entre otras cosas porque el portugués se hizo en poco tiempo un hueco en el corazón de un madridismo anquilosado, que aceptaba con la cabeza agachada, que el Madrid era Satán y el Barcelona era merecedor de tiempos de bonanza, solo por que así lo quería la prensa.

Mourinho luchó contra el buenismo madridista, contra la prensa manipuladora y hasta con los amigos del enemigo (Casillas), a pesar de que este era hasta entonces una institución intocable para el madridismo y la prensa antimadridista. Curioso que ambos coincidieran.
Pero la guerra provoca víctimas, desgaste, y un vestuario comandado por Ramos y Casillas, al que se le unieron los portugueses, ya advirtió a Florentino que había que elegir entre el bien (ellos) y el mal (Mou).

Carletto fue el siguiente. Entrenador de consenso, que respetaba y exprimía a base de minutos a las vacas sagradas.

Se le ocurrió sentar a Casillas, cuya titularidad ya no podian defender ni los entrenadores de porteros. "El Santo" insinuó su marcha si no jugaba, y Ancelotti, despues de decir en rueda de prensa que el no quería ser el causante de su marcha, rectificó y a punto estuvo de costarnos la décima.

Los pesos pesados del vestuario lanzaban alabanzas diarias a Carletto, aunque este seguramente hubiera agradecido más la implicación y la lucha en el campo, ya que esto provocó malos resultados y la consiguiente destitución.

Benítez ya entró de culo en el vestuario, corregido públicamente por jugadores como Ramos o Modric a las primeras de cambio.

La cama más grande de la historia quedo confirmada por las pocas muestras de cariño que salieron del vestuario hacia Benitez despues de su destitución. Y llegó Zidane. Todos se cuadraban ante él. Cuando hablaba, al menos las estrellitas madridistas escuchaban. Además, como buen alumno de Ancelotti solía respetar los galones. Sentó a James, un recién llegado sin peso en el vestuario, y todos hablaron de valentía y meritocracia. Pero Benzema, inexplicablemente seguia pasándose la meritocracia por el arco del triunfo. Tres Champions consecutivas y mucho tragado acabaron por quemar al Frances que se fue en el momento menos oportuno.

Y Lopetegui el breve, que fracasó en cuanto Marcelo dijo que no entendió su cambió en Girona. Todo acabó ahí. Muchos entrenadores ha conocido esta acomodada plantilla, que se amotina con la misma facilidad que descuida la defensa en liga, o se concentra para ganar una Champions. Chispazos brillantes que alumbran Champions y regularidad nula que nos impide ganar ligas.

Los entrenadores se van. Ellos siguen y el Barça sigue acortando distancias en ligas condeguidas.
Pero ellos siguen ahi, inasequibles a las criticas de la afición que esta harta de sus vicios y actitudes. A una afición a la que no respetan ni nombran en momentos de crisis porque, a fin de cuentas, han ganado 4 Champions y tenemos que besar el suelo por donde pisan.

El escudo protector que les proporciona Florentino y su junta sigue protegiendoles.
Pero cuidado, presidente. Ese escudo ya no es tan fuerte, y sólo puede protegerles a ellos...o a tí.
Tendrás que elegir.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.