El Rey Desnudo y Casillas. Por @PacoNarros

El Rey Desnudo, llamado en realidad El Traje nuevo del Emperador, es un cuento del escritor danés Hans Christian Andersen que está basado en el ejemploXXXII (Lo que sucedió a un rey con los burladores que hicieron el paño) de El Libro de los enxiemplos del Conde Lucanor et de Patronio que escribió Don Juan Manuel entre 1330 y 1335.

El cuento de El Rey Desnudo.

El cuento narra cómo unos sastres le hacen al Rey el mejor y más hermoso traje del mundo, el cual tendría una cualidad: los necios no podrían verlos (en el cuento de El Conde Lucanor no podrían verlo quienes no fueran hijos de quien pasaba por padre suyo). Tras una estancia en la corte del Rey sin escasez de oro, plata y otros muchos lujos, los sastres comunican al Rey que lo han acabado y que puedo contemplar su obra. El Rey, evidentemente, no lo ve, pero por temor a ser considerado un necio (o, en el libro de Don Juan Manuel, no ser hijo real del rey y perderlo todo), dice que es un traje precioso. Para verificarlo, manda de uno en uno a varios vasallos para que le digan qué les parece el traje y, como es lógico, ninguno ve nada, pero por el mismo temor que el Rey, le dicen que es el mejor traje jamás hecho. Llegadas las fiestas mayores, el Rey luce gustoso su traje por las calles para que todo el mundo pueda contemplarlo. El pueblo no veía nada, pero igualmente calló por temor a ser considerados necios. Entonces, un niño que veía el desfile gritó: "¡el Rey está desnudo!"; y el resto de la gente empezó a murmurar y gritar "¡el Rey está desnudo!" El Rey cayó en la cuenta de que todo había sido un engañó, pero ya era demasiado tarde.

Realizaré ahora algunos cambios en la historia para que entendáis a cuento de qué saco esta historia. Cambiemos:

El Reino - el Real Madrid.

El Rey - Casillas, quien no es capaz de ver sus defectos y corregirlos en 16 temporadas como profesional y prefiere creerse lo que le dice su entorno (prensa y amistades): "eres el mejor", "no hagas caso, no tienen ni idea de fútbol", "para qué quiere un portero los pies...", "eres el mejor en reflejos"....

Los sastres - vacante*.

Los vasallos - toda la prensa amiga, afín y aduladora de Casillas, así como los entrenadores que, por miedo a la presión de esta prensa, y a perder su cargo, se han dejado engañar. (Nota: exclúyase de esta categoría a José Mourinho, Rui Faria, Silvino Louro, Aitor Karanka y William Vecchi).

El pueblo - los madridistas.

El niño - el que abre los ojos al pueblo (los madridistas): podríamos decir que es Mourinho, aunque yo ya lo dije antes que él, así que o Mourinho o yo, el que queráis.

La realidad de Casillas.

Como vemos, una vez más la realidad supera a la ficción, puesto que en la ficción todo el pueblo, así como los vasallos y el Rey, acaba dándose cuenta del engaño, mientras que en la realidad: 1) Casillas sigue sin reconocer ningún error (sigo esperando a que pida perdón por mandar a la mierda al Bernabéu); 2) sigue teniendo un entorno nocivo para sus propios intereses (y los del Real Madrid) que no le hace ver lo que tiene que mejorar, sino que se pasa el día adorándole e intentándonos vender las virtudes de Casillas como portero, cuando estas, lamentablemente, ya pasaron a mejor vida; 3) sigue habiendo aficionados que no son capaces de ver que Casillas ya no es portero para el Real Madrid, bien porque no quieren ver la caída del ídolo, o bien porque son incapaces de abrir los ojos.

Una última diferencia: mientras en el cuento los sastres estafan al Rey y el pueblo y los vasallos acaban riéndose y mofándose del Rey, en la realidad Casillas, su entorno y la prensa se ríen de los madridistas y nos toman por imbéciles.

En cualquier caso, yo no dejaré de gritar: "¡EL REY ESTÁ DESNUDO!"

Nota*: no he sido capaz de encontrar en la realidad el análogo a los sastres del cuento. Ponga el lector a quien quiera y coméntelo en los comentarios.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.