Enhorabuena, CAMPEONES. Por @RMOpinion

El Real Madrid de baloncesto se proclamó este domingo, y contra todo pronóstico, campeón de la Copa del Rey en La Coruña, derrotando a un gran Herbalife Gran Canaria por 81-85 en la final.
Poca gente fuera del conjunto blanco y sus aficionados creían que fuera posible repetir el título, y probablemente razones no les faltasen, los chicos de Laso encaraban la disputa del trofeo con varios jugadores lejos de su mejor forma, cuando no directamente de baja, debido a las lesiones. Aún así este grupo ha vuelto a demostrar lo que vale , que es mucho, y cuando han llegado los momentos clave todos y cada uno de sus integrantes han dado lo máximo de sí mismos.
Desde el primer día el equipo dejó claro que no había lugar para la relajación, y las sorpresas del jueves hicieron que los hombres de Laso salieran concentrados ante un rival que ya nos había mojado la oreja, el Montakit Fuenlabrada, nuestros jugadores no dejaron margen para la sorpresa y entraron con paso firme en el torneo.
A pesar de lo que algún periolisto inisnuó, en este grupo no hay lugar para la relajación y nadie dió nada por ganado, algo que la semifinal contra Laboral se encargó de confirmar. Ante el equipo más en forma de Europa (venía de ganarnos dos veces, además de a Barcelona y CSKA, entre otros, en Euroliga) el Real Madrid se sacó uno de los mejores partidos de lo que llevamos de temporada. Liderados por la competitividad brutal de jugadores como Nocioni y Maciulis, con los buenos minutos de Willy y Lima conteniendo a Bouroussis para que un Ayón imperial diese buena cuenta de él, con los Sergios manejando el partido en el segundo tiempo, especialmente un Chacho que supo reponerse de su mal inicio para acabar siendo clave, y con Rivers y Carroll anotando cuando tocó una vez más se volvió a ganar cuando tocaba, alcanzando otra final más, como es costumbre desde que Laso está al frente del banquillo madridista.
Y ayer, en la gran final, los hombres de Laso supieron vestirse de lo que son, campeones, para alcanzar su tercera Copa consecutiva. Concentrados y a tope desde el salto inicial, tan sólo en escasos tramos del partido perdieron el control del mismo ante un gran rival. De la mano del MVP de la competición, Gustavo Ayón, y del gran rendimiento de los "especialistas" en finales, Chapu, Maciulis, Felipe o el Chacho, los blancos volaron camino del título, con la ilusión y las ganas del aspirante que busca su primer torneo y con el saber estar y la competitivdad del veterano más avezado. Contra todos los pronósticos del jueves, salvo los suyos propios, porque los campeones siempre creen en sí mismos, sin permitirse la más mínima relajación.
Tras un enorme fin de semana de Copa, una Copa que por cierto ha tenido un nivelazo en todos sus partidos, a los madridistas sólo nos queda sentir orgullo y gratitud por este grupo, un orgullo y una gratitud que ganen o pierdan siguen intactos. Porque se lo merecen, porque están haciendo historia en el club, sólo pdemos decir: Ehorabuena campeones, y gracias.

Leave a reply