Esto es todo amigos. Por @madridismo_vena

La situación del Real Madrid es la que es. Y es preocupante.
Recuerdo, incluso con cierta añoranza, cuando podíamos quejarnos de la falta de implicación de ciertos jugadores, o la falta de testiculina del equipo en general o de alguien en particular.

Pero lo que ocurre en la actualidad es mucho peor. Quizá yo este ciego, pero yo si veo ganas, veo trabajo, implicación y coraje. Y después de poner eso en la cancha, un mal Barcelona nos gana con una facilidad vergonzante. Eso
me hace llegar a la dolorosa conclusión de que no nos falla la actitud, si lo la aptitud. Lo primero se puede arreglar. Lo segundo, no. Esto tiene mucho que ver también con la situación de ambos equipos en la tabla clasifcatoria. Ellos juegan sin necesidad imperiosa, mientras que los nuestros lo hacen con la espada de Damocles siempre pendiente de caer. Y no estamos respondiendo bajo presión.

El esfuerzo nos hace ver partidos en los que no merecemos perder, pero que perdemos por falta de finalización. Es decir, porque no
damos más de sí. Los mismos actores, a excepción de Bale que sustituia a Lucas Vázquez, ponía Solari sobre el verde. Desde el primer minuto pudimos observar como haciamos un claro ejercicio de tropiezo con la misma piedra. Mismo planteamiento, valiente pero inconsciente, con mucha pasión y poca razón. De nuevo Vinicius percutiendo por banda, hasta llegar al área donde una y otra vez se le bajaba la persiana al ver tanta pierna azulgrana. Cuando por fin sacaba un buen centro, este era rematado por…nadie.

Es lo que tiene jugar sin delantero centro, y hacerlo con Benzena, un trasunto de defnidor que revolotea cual mariposa pero que golpea poco,
o nada. El Barcelona llegaba poco, ni falta que le hacía. Sabía que llegaria su oportunidad ante aquel escuadron suicida. Y en un despiste defensivo, de los pocos de esta noche, la verdad, Rakitic se vistió de delantero y definió
perfectamente el mano a mano con Thibaut.

El Barça había venido por un empate y se adelantaba. Ahora solo era cuestion de guardar aquel gol como el tesoro que era. Nuestra reacción fue valiente, tenaz, con los dientes apretados, y con menos acierto que un ciego en una orgía. Nos ibamos al descanso perdiendo de uno. Injusto pero cierto.

La segunda parte fue nuestra. Pero de nada nos sirvió. Jugadas de rebotes en el área, que daban en alguna parte del cuerpo de la nutrida defensa culé, fueron nuestras mejores ocasiones, amén de segundas jugadas que no tenían un final feliz y que apenas inquietaban a Stegen.

El Barcelona metió por momentos el autobús en la porteria ante las arremetidas vikingas, demostrando que eso de que "el estilo es
inegociable", que sí, que está muy bien, pero que mejor está ganar, como
sea, aunque ese "como sea" ofenda a payasos y flósofos tipo Xavi o Guardiola. Otra gran mentira del fútbol que cae, aunque ya sospechabamos
todos de la falsedad de esos planteamientos.

El equipo se vacío físicamente, la defensa luchaba para evitar el accidente punto de ocurrir que muy probablemente provocaría el dejarle metros y espacios al hormoinomano. El hecho de que, volcados en su área, no no hicieran apenas ocasiones de gol, habla muy bien del esfuerzo de nuestra defensa. Pero nuestra delantera no correspondió y el partido fue muriendo poco a poco.

Y la liga se nos fue. Esto es todo, amigos. El Barça hoy eliminó al único rival que tiene en liga, ya que el Atlético no cuenta, por expreso deseo de sus afcionados que hoy han celebrado la victoria culé, con toda seguridad, cual "loosers" cualquiera. Murió la temporada a nivel nacional, entre ayudas del VAR al "nacionalcatalanismo" y demeritos propios. Nos queda una bala. La más difícil.

¿Os suena esta historia?


PUNTOS A JUGADORES:
COURTOIS. 6
CARVAJAL. 7
RAMOS. 8
VARANE. 8
REGUILON. 7
CASEMIRO. 7
KROOS. 2
MODRIC. 3
BALE. 1
BENZEMA. 1
VINICIUS. 7

ASENSIO. 6

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.