Excelencia. CLPE (55). Por @eggthegg

Excelencia

La Excelencia. Real Madrid. Amancio Ortega. Florentino Pérez. Los Yankees de Nueva York. José Mourinho. Cristiano Ronaldo.

Son personas o instituciones de reconocido prestigio que sufren en sus carnes el escrutinio constante, casi siempre negativo, de la opinión pública. Con un denominador común. La infinita, insana y corrosiva envidia que provocan por allí donde van.
Comparemos esos nombres con estos otros: FC Barcelona, Atlético de Madrid, Pep Guardiola, Xavi Hernandez, Vicente del Bosque, Lionel Messi. Prestigiosos? Sin duda. Pero por alguna razón que escapa a mi limitado entendimiento, estos últimos tienen algo que se ha dado en llamar "buena prensa"

El Premio

Hablamos de esto, a consecuencia del muy merecido balón de oro obtenido por Cristiano Ronaldo. En España, desde siempre, la excelencia, sobre todo si es fruto del esfuerzo y el tesón, se ve con un halo de desconfianza. El caso de Amancio Ortega es paradigmático. Un hombre hecho a si mismo, que ha conseguido levantar un fabuloso imperio de la nada, es uno de los sospechosos habituales aún no sabemos de que delito.
Con Cristiano pasa tres cuartas partes de lo mismo. Es un individuo que no permite que nadie le establezca límites, más allá de los que se impone a si mismo. Es un triunfador cuya probablemente única característica innata es un físico privilegiado. Lo cual tampoco es fruto de la causalidad, sino de un trabajo diario, de una profesionalidad a prueba de bomba y de una vida sana rayana en el ascetismo. El portugués entiende que su cuerpo es su modo de vida y por eso lo cuida con mimo.

La imagen

href="http://depor.com/futbol-internacional/cristiano-ronaldo-si-neymar-suarez-y-messi-estuvieran-lesionados-1066202" rel="nofollow">depor.com

Pero hay más cosas. Cristiano Ronaldo es una industria con piernas. Más allá de ser un sobresaliente jugador de fútbol, es un individuo que vende. Lo que le pongan. Y eso también lo hace objeto de críticas. Se acuerdan de David Beckham? Aún hoy, luego de retirado del fútbol en activo, sigue siendo un muy importante reclamo publicitario. Y eso por qué? Porque siempre está impecable y nunca permite que lo pillen en una actitud que empañe su imagen. Pues aquí a Cristiano se le critica porque en todas las fotos sale posando, marcando tableta o lo que sea. Pero es que hoy en día, nada es privado. Tu imagina que un día sacan una foto de Cristiano con la ropa sucia, con legañas o con una mueca de disgusto en la cara. Esa foto se haría viral en cuestión de segundos. Se puede dar el lujo Cristiano de que eso suceda?
Pero lo que me parece más indignante son los ataques a la persona. Se ha creado en torno a su figura, que los medios gustosamente se han encargado de magnificar, una imagen de individuo prepotente, chulo e irrespetuoso que no compagina en absoluto con lo que es. En los mundos de Yupi donde residen los culés, incluso le acusan de falta de deportividad... Se refleja en medios distintos a los oficiales del club su cercanía con los niños, las obras de caridad a las que contribuye o el hecho de ser un tipo familiar? Rara vez.
Pero es que en este país, donde la envidia es deporte nacional, lo que vende es darle palos a la excelencia. Si no me creen pregunten al Real Madrid. O a Cristiano Ronaldo. Y pregúntense sólo por un segundo que habría pasado con el portugués si se hubiese vertido sólo la décima parte de las sospechas de uso de sustancias ilegales o escándalos fiscales de otros.

Epílogo

En una era en la que, gracias entre otras cosas a la buena prensa, Lionel Messi podría haber obtenido nueve balones de oro, la excelencia, el hambre y el ansia desmesurada por ser cada día mejor de Cristiano Ronaldo, le ha privado de cuatro de ellos. Luchando no sólo contra un formidable jugador sino contra un sistema y una opinión pública para la que el "realismo mágico" del juego del argentino parece más meritorio que la terrenal lucha contra sí mismo que supera con creces a diario nuestro emblema.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.