Fernando Martín, el 10 eterno del baloncesto. Por @Vdevillarato

  [Foto: www.youtube.com]

Fernando Martín Espina nació en Madrid un 25 de marzo de 1962 y murió también en Madrid un 3 de diciembre de 1989. Aquel trágico día la carretera, la dichosa y traicionera carretera, se llevó a uno de los jugadores de baloncesto más importantes de la historia del Real Madrid y de España.

Fernando tiene en su palmares 4 Ligas, 3 Copas del Rey, 1 Supercopa de España, 2 Recopas de Europa, 1 Copa Korak y 1 subcampeonato de la Copa de Europa de baloncesto, aparte de un montón de títulos y torneos menores y regionales. Pero logró algo que ningún español logró antes, ser el primero en jugar en la NBA, y el segundo europeo en hacerlo por detrás del búlgaro Glouchkov. Fue en verano de 1986 cuando dio el gran paso y fichó por los Portland Trail Blazers, aunque su estancia allí no fue todo lo fructífera que se esperaba, sobretodo por culpa de las continuas lesiones.

Para el madridismo es, y siempre será, una figura inolvidable. Fernando hizo muchas cosas buenas por el Real Madrid y por el baloncesto español. Todos los que le conocieron no dudan en afirmar que marcó un antes y un después y que fue el que abrió paso a los jugadores que posteriormente saltaron a la NBA. Fue un jugador especial, un ganador nato, un líder dentro y fuera de las canchas de baloncesto que transmitía esas ganas y ese hambre por querer ganar siempre, y es que para Fernando ganar no era algo más, era una obligación.

Físicamente era un portento, no obstante, antes de dedicarse al baloncesto de forma definitiva, fue cinco veces campeón de Castilla de natación y estuvo a punto de dedicarse al balonmano de la mano del Atlético de Madrid. También tiene el honor de ser el primer deportista español mediático, y es que fue el primer jugador en prestar su imagen a un videojuego.

Fernando era un 10 en todo lo relacionado con el deporte, pero como persona era un 11, y es que siempre sobresalía del resto con gestos solidarios de compañero y amigo dentro y fuera del vestuario. Es todo un icono eterno del Real Madrid que siempre estará en el recuerdo y el corazón de todos los que le vieron jugar y, por qué no, de las nuevas generaciones que sepan quién fue y lo que representa en el madridismo. El número 10 del Real Madrid Baloncesto es eterno y tiene dueño de por vida, el 10 es de Fernando Martín, su camiseta colgada del cielo del pabellón desde el mismo día de su fallecimiento es testigo de ello.

Siempre presente, Fernando siempre presente

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.