Intentar Cientos de Veces. Por @RMFacts

[Foto:http://442.perfil.com/2018-04-03-593493-la-chilena-de-cristiano-ronaldo-que-quedara-en-la-historia/]

A estas alturas a nadie se le escapa que el pasado martes Don Cristiano Ronaldo anotó, probablemente, uno de los mejores goles de la Copa de Europa y, seguramente, un serio candidato para el premio Puskas correspondiente.

Sin duda alguna, fue un gol hermoso y único; uno de esos con los que te despiertas cada día y lo tienes grabado en el fondo de la retina. Al nivel de aquella volea de Zidane en Glasgow, del testarazo de Ramos en Lisboa o de aquél obús que le marcó Asensio al Barcelona en la Supercopa.

Pero el hecho de que el gol haya sido, seamos sinceros, precioso y técnicamente perfecto (a la altura de los que metía el gran Hugo Sánchez), poco tiene que ver la casualidad o la suerte y mucho tiene que ver la constancia, el esfuerzo y el entrenamiento. Véase, para ejemplificar lo dicho, las siguientes definiciones del Diccionario de la Real Academia, y díganme ustedes ¿Es producto de la suerte o la casualidad?

Casualidad: Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.

Suerte: Encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual.

Constancia: Firmeza y perseverancia del ánimo en las resoluciones y en los propósitos.

Esfuerzo: Empelo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades.

Entrenamiento: Preparar o adiestrar […]

Desde que llegó al Madrid Cristiano ha marcado época; ha hecho historia, hace presente y hará futuro. Ya desde aquél lejano 2009 vimos al astro portugués intentando marcar de chilena, lo intentó partido tras partido, competencia por competencia, año tras año, hasta que lo logró.

Muchas veces el balón se iba por lo alto, otras tantas se marchaba por los costados y en otras ocasiones Cristiano ni siquiera lograba impactar el esférico. Pero nunca se rindió, y así hubieran de pasar casi diez años desde el día que llegó al Madrid hasta su primer gol de chilena, él nunca se rindió.

Ese, queridos, es justamente el ADN madridista: nunca rendirse. Intentarlo un millón de veces hasta conseguirlo. No importa cuantas veces se falle, lo importante es seguir intentando, porque aquél que intenta consigue.

Así como Don Cristiano intentó cientos de chilenas hasta conseguir marcar una, así también el Madrid ha intentado a lo largo de su historia ser el mejor. Y lo somos. ¿Por qué? Porque seguimos intentándolo y seguimos luchando, minuto a minuto, por superarnos a nosotros mismos y poder disfrutar, por un mínimo instante, la gloria eterna hasta volver a merecerla.

HALA MADRID.

 

Leave a reply