Imagen: Eldiario.es

Los días de nuestra vida. Por @manucmj

A lo largo de la vida hay pocas ocasiones que quedan realmente grabadas para siempre con nitidez en nuestra memoria. Una primera cita, tu graduación, algún viaje, el día de tu boda, el nacimiento de un hijo, son acontecimientos que uno siempre recuerda con claridad, como si hubieran sido ayer.

Para aquellos que el fútbol es nuestra pasión, son también pocos los días señalados que nos quedarán impresos a fuego toda nuestra vida. Siendo madridistas tenemos la fortuna de disfrutar de esas ocasiones con mucha más asiduidad que otros. Y no hablo de recordar un partido concreto cualquiera sino de los realmente transcendentales a lo largo de la vida. ¿Quién no recuerda cómo vivió el gol de Mijatovic en Amsterdam, el de Zidane en Glasgow o el de Ramos en Lisboa? Yo he tenido la inmensa suerte de ver Champions con mi abuelo y mi padre, también en el propio estadio, la Décima en el Bernabéu y las dos más recientes ya con mis hijos. Esos recuerdos los tendremos siempre. Cada uno además tendrá más claros los suyos: la primera vez que fui a Cibeles, esa final de Copa con la cabalgada de Bale que vi en Mestalla con mi padre, cualquiera de las muchas Ligas que he podido celebrar, Supercopas, Mundiales de Clubes, etc, etc.

Yo tengo muy claro que en el fútbol (y en la vida en general) se pierde más que se gana. Hay más cosas que nos salen mal de las que nos salen bien. Hemos perdido más Ligas y Champions de las que hemos ganado, pero también hemos ganado más que nadie. La clave está en aprender de los fracasos, no rendirse y seguir intentándolo para disfrutar de los éxitos. Y estar agradecido a que, siendo del Madrid, aunque seguiremos teniendo disgustos, también tendremos más alegrías que los demás. Y más importantes.

Por eso quiero mandar un mensaje de optimismo sobre la situación actual. Es cierto que la Liga está imposible, que en la Champions tenemos un rival difícil y que la Copa no sería consuelo de nada. También es cierto que el equipo no tiene la frescura ni la claridad de juego de la temporada pasada. Y no es menos cierto que los árbitros nos han machacado hasta el punto de sacarnos de la Liga, que podríamos seguir peleando pese a todo lo demás.

Somos madridistas. En mi opinión eso incluye ser exigentes y críticos con el entrenador y los jugadores. Pero sobre todo debería incluir animar y apoyar hasta la muerte. Y más a unos tipos que vienen de ganar 5 títulos y hacer el año más exitoso de nuestros 115 de historia, que no es poco.

¿Que no nos debemos quedar sólo con eso y queremos más? Obvio. ¿Qué estamos jodidos por la situación actual? Yo el primero. Pero de ahí a llevar al extremo eso de la exigencia y la crítica como si fuera lo único que se puede hacer ahora, va un trecho; sólo porque somos el Madrid y tenemos que ser los más exigentes del mundo (porque así nos lo dicen los demás, igual que lo del puto señorío).

Por mi parte, el cabreo que tengo es compatible con el agradecimiento por lo que hemos hecho. La exigencia es relativizada por los factores externos que hemos tenido esta temporada y sobre todo compatible con seguir animando a los que llevan mi escudo en su pecho. Nadie más lo va a hacer si no lo hacemos nosotros. Y seré el primero en criticar cambios tardíos, titulares en baja forma, fallos garrafales en el campo y actitudes indolentes; pero también errores arbitrales, designaciones sospechosas y beneficios a nuestros rivales. Y sobre todo, lo haré siempre sin intención de hacer daño ni de autodestruirnos. Bastantes enemigos tenemos fuera como para buscarnos más dentro de casa. Me parece lamentable que se pueda discutir con dureza entre madridistas por este u otro jugador, tal o cual venta o fichaje. Se puede hablar y discrepar, sólo faltaría, pero si nosotros mismos nos echamos a la cara menosprecios, insultos, etc… ¿qué no harán nuestros rivales?

Venimos de un año fantástico y aunque es casi imposible repetirlo, puede que 2018 nos traiga también días para recordar durante toda nuestra vida. ¡Feliz Año Nuevo! y sobre todo ¡HALA MADRID!

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.