Queridos iluminados. Por @RealMoudrid_7

[Foto: ApuestaStation]

Recuerdo cuando anunciaron su fichaje. Recuerdo mi sonrisa, mis nervios, mi ganas de verle con la elástica blanca. Recuerdo su presentación. ¡Ay qué momento! Recuerdo todo esto porque le sigo desde su llegada al Manchester United. Recuerdo sus goles allí, sus regates, su ambición. Lo recuerdo todo como si fuera ayer. Pero también recuerdo otras cosas y éstas no me ponen los pelos de punta.

Recuerdo vuestras portadas antes de su llegada en las que le alabábais como jugador. Pero también recuerdo las mismas portadas atizándole desde el primer instante en el que puso un pie en Madrid. De repente dejó de ser buen jugador, dejó de ser un referente mundial, dejó de ser, por arte de magia, ejemplo para los niños. Y empezó la caza de brujas. O de portugueses. Porque eso es lo único que hicisteis.

Hablabais sobre su peinado y hasta os atrevíais a juzgarle solo por su ropa o su peinado olvidando lo realmente importante: su fútbol. Pero hablar de su fútbol era rendirse a sus pies, ¿verdad? Intentabais desprestigiar cada paso que daba: si marcaba tres goles alegabais que el rival había sido débil; si no marcaba en un partido, empezabais a mofarse sobre su precio, como si vosotros lo hubierais pagado; si batía un récord, nunca se lo conocíais como tal. ¡Hasta le relacionasteis en una portada con drogas y sexo! Incluso le dabais más importancia si celebraba o no un gol, o si estaba triste, que al hecho de haberlo marcado. A lo mejor, si hubiera estafado a Hacienda recibiría un trato mejor. ¿Verdad?

Sin embargo, queridos iluminados, hay cosas que no logro entender todavía. O sí, pero prefiero que me las reconozcáis vosotros. ¿Por qué le habéis infravalorado siempre? ¿Por qué nunca le habéis otorgado el reconocimiento que merece? ¿Por qué pasáis por alto que la pasada campaña fue pichichi en Liga y en la Champions? ¿Qué más ha de conseguir? ¿Por qué intentar tacharle de mal compañero y de prepotente? ¿Por qué no lo habéis demostrado nunca? ¿Por qué ocultar que dona dinero a países donde los niños sufren situaciones desfavorables?

¿Por qué no contáis que dona algunos de sus trofeos individuales a personas que pasan por una situación difícil? ¿Por qué ocultar que paga el tratamiento de algunos menores con cáncer? Él lo hace altruistamente y eso os quema por dentro. ¿Por qué no sacarle en portada con el niño al que impidió que los guardias de seguridad se lo llevaran cuando saltó al terreno de juego para conocerle? ¿Por qué no contasteis, tras el partido contra el Levante del sábado pasado, que segundos antes de comenzar el partido fue uno a uno a animar a todos su compañeros? ¿Por qué? Ni siquiera el gol que anoche le endosó al Liverpool, y con el que igualó a Raúl como máximo goleador de la Champions, os vale.

Nunca contestaréis estas preguntas. No estáis ni se os espera. Tampoco os queremos. Ni Cristiano os necesita. Es más, os pido que no le ensalcéis ahora. Si no lo hicisteis en su momento, no os necesitamos ahora. Nos ha quedado claro que la envidia es el único homenaje que los mediocres pueden hacerle al talento.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.