Real Madrid: la empresa del siglo XXI. Por @HalaDecima

[Foto: JuanFútbol]

En los negocios, existe un indicador para referirse a la cantidad de empleados que salen de sus trabajos en una empresa (ya sea renuncia o despido), que se llama "índice de rotación de personal". Éste es de gran ayuda para que las organizaciones vean si están faltas de renovación o si se ha exagerado en ese sentido.

La empresa en el pasado.

Florentino nos ha enseñado, en muchos casos, a buscar el lado empresarial del Real Madrid. Desde que volvió al club blanco han pasado un número importante de jugadores, entrenadores y personal administrativo buscando rescatar los grandes días de gloria de la institución. Es imposible tratar de insinuar que Florentino no haya hecho una gran labor y no voy a ser yo el que trate de convenceros de lo contrario. Quiero aclarar, antes de seguir, que este mensaje no va dedicado sólo a él, sino también a los entrenadores pasados y al actual del club. Ahora sí, volvamos a lo nuestro.

En la última campaña sin Florentino, el Madrid formaba regularmente con los siguientes once jugadores: Casillas; Ramos, Pepe, Cannavaro, Marcelo; Gago, Van der Vaart, Robben, Sneijder; Raúl e Higuaín, todos dirigidos por Juande Ramos.

Hoy en día, el club merengue acostumbra a salir con: Casillas; Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo; Modric, Kroos, James; Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo, todos bajo las órdenes de Carlo Ancelotti.

El presente en la empresa.

Supongo, amigos Madridistas, que hay algo que les salta a la vista. Casi 7 años después, tenemos un 100% de rotación en mediocampistas, delanteros y entrenador, por no mencionar los muchos cambios no mencionados que ha habido en este lapso de tiempo en estas determinadas posiciones. Pero es interesante analizar que en las cinco posiciones del cuadro bajo, tenemos solamente un 20% de rotación de personal. Es decir, que el 80% restante de nuestra defensa era titular en la primera temporada de Pep Guardiola en el Barca. Ni siquiera el mismo club culé, que tendría más razones para tener este porcentaje, mantiene al 80% de sus titulares en defensa de aquel año.

Ahora, para facilitar el ejercicio, habrá que explicar la interpretación de este indicador: Si el índice es muy bajo, se da el estancamiento y envejecimiento del personal de la organización. Si el índice es muy elevado, se presenta demasiada fluidez y se puede perjudicar a la empresa (falta de estabilidad). Incluso en términos económicos, ya que en lo deportivo queda demostrado de sobra, nuestra defensa está estancada desde hace tiempo y cada día presenta un envejecimiento que sólo perjudica a la organización.

El futuro de la empresa.

Los mismos que vieron cada gol de aquel 2-6 o la eliminación en Anfield, son los mismos que hoy no dejan progresar a gente como Raphael Varane o Nacho Fernández, que sin duda están capacitados para tener roles de mucha mayor importancia en cualquier otro equipo del mundo. Nuestras "vacas sagradas", que son las encargadas de defender nuestra portería, son también las primeras en transmitir nerviosismo o duda en los momentos difíciles (pregunten a Casillas en Lisboa, a Ramos en la última eliminatoria de Copa, a Pepe ante el Dortmund, o a Marcelo en tres de cada cinco partidos), que sin duda se contagian al resto del equipo.

Propongo, poniendo siempre primero los intereses del Club antes que los propios, elevar el índice de rotación de personal en nuestros cinco puestos de defensa. Busquemos un poco más de fluidez que nos permita encontrar el concepto de "índice ideal", ese que permite a la empresa retener solamente al personal de buena calidad y deshacerse de aquellos que presentan problemas difíciles de corregir.

Y es que, siendo totalmente honesto, a mí ya me parecen incorregibles muchas de las actitudes y características de estos cuatro y, siendo aún más honestos, ¿a quién no?

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.