Ser el Chapu. Por @martasebastian

[Foto: diarioprimicia.com.ar]

Se ha hablado mucho de Andrés Nocioni en estos días. Hemos leído y escuchado a casi todos los periodistas deportivos, a compañeros y excompañeros, a los entrenadores que ha tenido e, incluso, su mujer ha dejado a un lado su habitual segundo plano para rendirle su propio homenaje. Poco más queda por decir. Quizás hasta este artículo sobre... Pero hay algo dentro de mi que necesita unirme a todas esas voces que se han alzado para dejarse el corazón en las letras que le han dedicado.

Así que... ¿Qué os puedo decir que no os hayan dicho ya? Han repasado toda la historia del Chapu, tanto en España (aunque con un sutil olvido por parte de algunos de su estancia en el Manresa) como en la NBA, repasado sus títulos, sus logros y, por supuesto, han hablado de su carácter y su espíritu de lucha eterno y contagioso.

Os voy a ser sincera, la primera vez que Chapu pisó la península yo tenía 18 años recién cumplidos... Y los sábados y domingos en los que se jugaban los partidos de basket yo estaba o de fiesta o de resaca. Así que veía pocos partidos de baloncesto. Mea culpa. Lo sé. Todos tenemos un pasado oscuro.

No voy a hablaros de los años anteriores a su estancia en el Real Madrid. Para eso ya están otros. Me quiero quedar con una frase que dijo en la rueda de prensa que dio tras la maravillosa carta de despedida. “Gracias por dejarme ser el Chapu”. ¿Qué significaba esa frase?

Chapu es un luchador. Chapu es un hombre que se deja la piel, el alma, el corazón... Y sí, por supuesto, los huevos. Llegó al Madrid cuando no tenía ya nada que demostrar. Recuerdo algunos comentarios de esos eternos “optimistas” que conviven con nosotros y siempre tienen una palabra negativa ante cada decisión del equipo. Criticaban su edad. Decían que venía a retirarse y poco más. Incluso llegaron a decir que “qué nos iba a aportar”. Hoy callan. Hoy aplauden y se lamentan de que ésta sea la última temporada que podamos disfrutar de él en la cancha.

¿Qué ha aportado al Madrid? ¿Qué significa ser el Chapu? ¿Además de hacernos ganar la ansiada novena? Nocioni llegó al Madrid en el momento perfecto. Llegó con el único entrenador que le dejaría aportar todo lo que podía darnos. Porque eso es lo que hace Laso, dejarles jugar. Y eso era lo que él necesitaba. Chapu llegó al Madrid para aportar carácter, lucha; para no dejarse vencer, para contagiarnos con su espíritu. Para recordarnos que era ser madridista. Porque tuvo que llegar un argentino para recordárnoslo. Porque puedes ganar, puedes perder; puedes jugar todo el partido o simplemente cinco minutos (incluso quedarte en el banquillo)... Pero siempre, siempre, tienes que dejarlo todo en el campo. Siempre tienes que estar ahí. Al lado de tus compañeros, al lado de tu afición... Eso es ser “el Chapu”. Eso es ser madridista. Que no se nos vuelva a olvidar nunca.

Gracias Chapu por recordárnoslo.  Gracias por darnos tanto. Nunca podremos devolvértelo. Y no podía terminar esta pequeña “carta” sin decirte: “Qué bueno que viniste”.

Leave a reply