Todos los huevos en la misma canasta. Por @HalaDecima

[Foto: losandes.com.ar]

El Real Madrid es un club que, a lo largo de su historia, se ha permitido innumerables lujos de todo tipo. Único equipo en la historia del deporte capaz de reunir figuras tan dominantes en sus distintas especialidades, como lo han sido todos y cada uno de los legendarios nombres que han pasado por la Casa Blanca.Entidad deportiva que, además de fichar como si se le fuera la vida en ello, es capaz de plasmar números positivos en sus distintos estados financieros. Empresa que maneja su marketing como pocas a nivel mundial, con presencia activa, me atrevo a decir, en todos los países del mundo. Y sí, también es el equipo que regala trofeos a los menos afortunados, como si fuera Robin Hood regalando algunos centavos a los más necesitados.

Durante los últimos años, éste fenómeno ha adquirido un nuevo valor puesto que la gran mayoría de esos regalos son al Barcelona, quienes los presumen como si fueran logros merecidos por su nivel deportivo. La verdad es que no. No soy el primero en anunciar que la época dorada (término justificado en escándalos y nivel deportivo al mismo nivel, hay que ser justos) llegó a su fin hace ya varios años, incluso antes de la salida de su amado Pep del Camp Nou.

En ese tiempo, el Madrid ha sido lo suficientemente generoso como para regalar 3 Ligas (contando la actual) y 3 Copas del Rey, contando esa con la que se despidió Guardiola, a distintos postores. De esos 6 trofeos, dos Ligas y dos Copas del Rey, suponiendo que ambas acaben éste año en esas sucias manos, habrán sido regaladas con un lazo y una tarjeta de buenos deseos al palmarés del eterno rival.

Me deja un terrible sabor de boca el pensar en lo que sería todo de haber logrado estos títulos, pero ese es tema para otro día. Lo importante hoy es destacar que ya hemos sido demasiado generosos, con ellos y con cualquier otro tipo de beneficiario. Este grupo de jugadores no ha podido entender que somos los primeros de la fila y que los de atrás van comiendo lo que vamos dejando en el camino. Pero muchas veces ha parecido que es precisamente el de atrás el que termina saciando su apetito, sin hacer apenas mérito suficiente.

Queridos Madridistas, nuestra misión conjunta es hacer que hoy termine todo esto. Es hora de actuar como el equipo que somos, y hacer un verdadero llamamiento a la unidad, pues es la única manera de asegurarnos de llegar a Berlín. Dejando de lado si somos pro Iker, Keylor, Carvajal, Arbeloa, Pepe, Varane, Ramos, Nacho, Marcelo, Coentrao, Modric, Lucas, Kroos, Illarra, Khedira, James, Isco, Bale, Jesé, Benzema, Chicharito, Cristano o Carletto, la clave hoy es ser pro-Real Madrid. Es el momento de poner todos los huevos en el mismo lugar (incluso físicamente, si es necesario) y remar juntos hacia nuestro siguiente gran objetivo.

Claro, todo esto puede sonar bastante trillado, pero les invito a leer estas líneas con la honestidad y el Madridismo con el que las escribe alguien que es uno de los que declara abiertamente que desea que se vaya Iker en verano, pero hoy y siempre ha dicho también que, mientras sea portador de la camiseta más blanca y pura del mundo, desea que no encaje ningún gol en ningún partido.

Llego al punto en que no me importa si lo hacen por grandeza individual y de su palmares, si lo hacen para poder pedir un aumento a su ficha o un traspaso multimillonario, o si lo hacen por verdadero amor a este club, a este estadio, y a esta afición. Hoy sólo le pido a los once cabrones que salgan (SEAN LOS QUE SEAN) que se partan todo lo partible que tengan en el cuerpo y en el alma, y no dejen nada en el campo del Bernabéu. Ni siquiera ese boleto a la final de Berlín.

Muchas veces hemos visto que la mejor manera de encarar una guerra es unidos. Ejemplos hay muchos: 300, la Liga de la Justicia, el equipo de Toretto en A Todo Gas, los 4 Fantásticos, incluso los twitteros del día a día. Carajo, si hasta Iron Man y Capitán América pueden dejar su ego de lado para salvar el mundo junto a los otros Vengadores, porqué el Real Madrid no puede unificarse, aunque sea por unas dos o tres horas?

Días como hoy son exactamente los mismos que han forjado nuestra historia. Los días en que nos ganamos nuestro pase a las grandes finales, no los días en que nos quedamos en el camino. Les garantizo que todo lo que viene después será puro goce para nosotros.

En el Real Madrid siempre habrá un nuevo pedazo de historia por hacer..

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.