Volvería a sangrar una y mil veces más. Por @RMFacts

[Foto: https://assets.diarioregistrado.com/d3/media-photo_5a11a9f5469c062c48784cd3_640w.jpeg]

Una de las películas que más me ha impactado en los últimos veinte años es la de Robin Hood (2010) dirigida por Ridley Scott y con la magnífica interpretación de Russel Crowe y Cate Blanchet. Una película absolutamente maravillosa desde un plano de la dirección, de la fotografía y de los diálogos.

Esa película me impacta y me marcó tanto por algo en específico: en cierta escena se revela una espada con una inscripción en el mango que rezaba lo siguiente <rise and rise until lambs become lions>, dicho texto bien podría traducirse al español como <levántate y vuélvete a levantar hasta que los corderos se conviertan en leones>. Esa maravillosa frase significa algo muy claro: no rendirse jamás y darlo todo hasta llegar a la meta.

Empecé esta entrada con la referencia a Robin Hood y a esa frase porque creo que se le puede aplicar perfectamente bien al Real Madrid: un equipo que nunca se rinde y que nunca baja los brazos, y que lo seguirá haciendo hasta que los corderos se conviertan en leones.

Esa actitud de nunca rendirse y de no bajar los brazos se ha materializado muchas veces a lo largo de nuestra historia: desde las remontadas que hemos dado en finales de Copa de Europa hasta partidos que hemos ganado in extremis.

Recientemente esa actitud de no rendirse y de amar por el escudo sobre el amor propio se vio reflejada por Sergio Ramos cuando en el primer derbi que se jugó en el “Wanda Metropolitano” recibió una patada dentro del área rival y como producto de dicho golpe se fracturó la nariz.

La imagen era bastante fuerte: el capitán tirado en el piso sangrando como guerrero medieval tras batalla. Ramos tuvo que salir de cambio y finalmente el partido se empató. Pero el mensaje de Sergio fue muy claro: “Volvería a sangrar una y mil veces más por este escudo y esta camiseta”.

Esa, amigos míos, es precisamente la actitud que tenemos que transmitir a toda generación de madridistas: Nunca me rendiré, podré sangrar una y mil veces más por este escudo y esta camiseta, y nunca me rendiré.

Saludos a todos,

¡HALA MADRID, HASTA EL MORIR!

Leave a reply