La pretemporada, necesaria pero irrelevante. Dardo madridista. Por @tomas_rmcf

 

La frase que más oí por parte de mis padres en mi niñez fue una  a la que nunca pude responder como a todo niño le gusta hacer: “¡Qué memoria tienes para el fútbol y que poca memoria tienes para otras cosas  [los estudios]!” No tenía respuesta por una sencilla razón: era verdad. Me interesaba más el Real Madrid que la Historia de la Filosofía.  Pero esta memoria –por puro interés- me ha servido para tener un juicio crítico de ciertas secuencias que se repiten en el mundo del fútbol, y, para ser más concretos, en el Real Madrid. Una de ellas, que los jugadores se apoderen del vestuario. Todo un clásico. Otra, que de las pretemporadas no se pueden sacar conclusiones. Simplemente, hay en piedras en las que no tropiezo por una mera observación y una mínima interpretación de los hechos. Esta es, una característica del ser humano. No tropezamos, por norma, más de dos veces con la misma piedra.

Traslademos pues esto al fútbol, y más particularmente al Real Madrid que es lo que nos incumbe. Cualquiera que lleve siguiendo al Madrid, o a cualquier equipo de primer nivel, durante un tiempo razonado de tiempo (una década aproximadamente)  me entenderá. Me entenderá porque ha observado lo mismo que yo durante varios años,y, si cayó en el mismo error en el que un servidor cayó más de una vez, razonó, sacó una conclusión muy clara y no volvió a tropezar con esa piedra. Hablo del error que se comete al analizar las pretemporadas, un periodo de preparación que no tiene ningún sentido analizar porque todas las conclusiones que se puedan sacar son más frágiles que un castillo de naipes. Conclusiones del formato “X equipo ya carbura” ,  “X jugador deslumbra”… ¿Les suena, verdad? Este mismo verano, sin ir más lejos, y tras dos partidos que no han tenido mucha más intensidad que un encuentro de solteros contra casados, ciertos medios han sacado una cantidad de conclusiones –positivas y negativas- que me sorprenden. Porque son conclusiones erróneas y precipitadas, seguramente por la necesidad de vender periódicos.  Pero, hagamos memoria de todas las pretemporadas del Madrid. En la gran mayoría gana prácticamente todos sus partidos con goleadas y buen juego…Pero ¿esto siempre se traslada luego a la temporada real? La respuesta, lamentablemente, es un no rotundo.  Y las causas son también bastante fáciles de deducir: los jugadores no tiene el ritmo de competición que pueden tener en enero, ni tampoco se toman este tipo de partidos con el nivel de intensidad que se toman un partido de temporada.  Además, juegan equipos completamente alternativos con jugadores, si, algunos titulares, pero otros suplentes. Por ello, señalar los aspectos que tiene que mejorar Zidane por errores defensivos en el amistoso frente al PSG o decir lo lanzado que va el Madrid tras ganar 3-2 al Chelsea es precipitado. Pónganse en el supuesto de que el Málaga gana los 4 primeros partidos de Liga ¿Alguien se atrevería a decir que desde ese momento es el gran favorito para ganar la Liga? Evidentemente, no.

Y es que hay que entender que es las pretemporadas son necesarias, si, pero a la vez son irrelevantes. Y, no, no es lo mismo. Ni es contradictorio. Es compatible. Las pretemporadas son necesarias para empezar a coger el ritmo que posiblemente se haya perdido durante las vacaciones, para que el entrenador analice el estado de forma de los suyos, para ajustar a nuevas incorporaciones (si llegan) o para reajustar al equipo en caso de que se produzcan salidas importantes. En definitiva, para hacer una radiografía del nivel del que parte el equipo. Ahora bien, las pretemporadas son irrelevantes de cara al análisis del espectador o del periodista por la simple razón de que el nivel que los equipos muestran en las pretemporadas –sea un nivel alto o bajo- es un nivel de partida que no se puede tomar como eje ni como punto de referencia. Es un error garrafal hacerlo. Y el error es más grande si esto se traslada a un plano individual, de jugadores concretos.  Poner en los cielos a Marcelo por marcar 3 goles en 2 buenos partidos de pretemporada es sencillamente ridículo. La comparación con Roberto Carlos (la he leído en las últimas horas) no debe llegar por meterle dos buenos goles al Chelsea, la comparación salta a la vista para cualquiera que haya seguido a Marcelo estos últimos en el Madrid. Es evidente desde hace tiempo que es el mejor lateral izquierdo del planeta. Algo más peligroso pasa con jugadores jóvenes como Asensio, que tras dos buenos partidos de preparación parece que ya tiene que asumir el peso que tendría Pogba en caso de que se le fichará. Digo que esto es más peligroso porque es “quemar” e inflar en exceso a un jugador joven. El tiempo dirá hasta donde llega pero no dos partidos de pretemporada.

El próximo martes 9 de agosto el Real Madrid jugará la final de la Supercopa de Europa frente al Sevilla. Esa será la primera prueba. Ese día sí que lo podremos tomar como un punto de partida. Ese día se verá como está el equipo físicamente y ese día se verá si la pretemporada, como siempre necesaria, ha dado sus frutos.  Hasta entonces, lo más prudente y sensato es esperar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.